Navegador: Inicio > Noticias

Guerra, clima y suba de tasas: los factores que hacen volátil e impredecible al mercado de granos

Los precios de los commodities se mantienen en niveles históricamente altos, pero están sujetos a fuertes alzas y bajas entre jornadas

Hace ya buen tiempo que la volatilidad se volvió un factor común del día a día de los mercados internacionales. Y el de los granos es uno de los más inestables de todos, con sus pronunciadas subidas y bajas. Esta dinámica es muy relevante para la Argentina, uno de los grandes jugadores del comercio mundial de alimentos. Las ventas externas de soja, maíz, trigo y sus derivados aportan 70% del total de las divisas que ingresan al país por vía del comercio.

El último mes y medio fue particularmente volátil. En el mercado de granos de Chicago, referencia de precios a nivel mundial, pos caso, el contrato de soja con vencimiento en julio pasó de cotizar USD 604,54 a USD 625,41, un avance de casi 3,5%, y en el ínterin la oleaginosa llegó a superar el récord histórico de USD 650 la tonelada al cabo de una escalada de cuatro jornadas la semana pasada, tras lo cual volvió a descender.

En el caso del trigo, el contrato con vencimiento el mes próximo, comenzó en mayo a USD 387,84 la tonelada y cerró este viernes a USD 380,04. El retroceso entre puntas también se dio para la soja, con escaladas que situaron los precios arriba de los USD 450, un nivel histórico. Y del lado del maíz, el mismo contrato empezó en mayo a USD 316,3 y cerró ayer a USD 308,84 la tonelada.

Según especialistas consultados por Infobae, esta volatilidad, que entrega sesiones donde los commodities saltan más de USD 10 entre jornadas, para luego bajar con la misma facilidad que subieron, se debe a una serie de factores independientes entre sí: el ataque de Rusia a Ucrania; los ajustados stocks mundiales de granos, contra una demanda creciente; el efecto del “mercado climático” en momentos en que el hemisferio norte está en plena siembra de granos gruesos; y la política monetaria de EEUU.

Para Martín Gassmann, socio gerente de la empresa especializada en el sector Sojas Argentinas, hoy prevalece “una alta volatilidad”, debido principalmente a que la guerra en Europa “provocó un cambio abrupto en la dinámica del mercado de granos, afectando principalmente al maíz, trigo y girasol por la incidencia del país atacado (Ucrania) en esos productos. Tal es así que observamos una baja de precios al momento que se comunicó la apertura de corredores humanitarios y que luego retomaron el alza al cancelarse los mismos”.

En cuanto al “mercado climático”, Gassmann dijo que en Estados Unidos, “en un contexto donde las condiciones climáticas para los cultivos se presentan adversas, se está prestando singular atención a los pronósticos para su evolución”. Los niveles de stock-consumo de la mayoría de los granos se encuentran bajos”, dijo el experto. Cualquier efecto perjudicial o positivo del clima en la producción afecta las cotizaciones.

El responsable del Departamento de Análisis de Mercados de la corredora Grassi, Ariel Tejera, coincide en este punto, y proyecta:. “El panorama continuaría muy estrecho para la soja, en lo que respecta a la campaña actual y la nueva en Estados Unidos. Con bajos stocks de salida para este ciclo se mantendría una relación stock/consumo menor a 5%. Así, se le impone mayor exigencia productiva a la campaña nueva, al contar con un magro colchón de mercadería que se acarrearía desde el ciclo actual”. Según Tejera, “el nerviosismo se deja sentir en el mercado, imprimiendo volatilidad en la operatoria”.

Suba de tasas y lo que viene

Si bien el mercado está marcado por los fundamentos mencionados, más allá del quehacer de los fondos especulativos, uno de los principales eventos de la semana y que podría impactar de manera directa en las cotizaciones fue la decisión de la Reserva Federal (Banco Central) de Estados Unidos de subir la tasa de referencia en 75 puntos básicos (0,75%) para combatir la inflación. “Si bien al momento del anuncio, no se reflejaron cambios abruptos porque el mercado lo había plasmado con anterioridad, es un factor que expulsa a los fondos financieros del mercado de commodities”, señaló Gassmann.

Tejera coincidió y apuntó al “despliegue de políticas monetarias más contractivas” de los principales bancos centrales del mundo. Un fenómeno que está comenzando y del que se espera un mayor endurecimiento en los próximos meses. “Esto podría tener efectos negativos sobre la economía real, en particular sobre la demanda. Por eso será muy necesario realizar un monitoreo del asunto”, señaló.

Para Enrique Sarthes, analista de la corredora de granos Intagro, “la volatilidad de los últimos días fue impulsada por la repercusión internacional en las acciones y bonos por aumento de tasas de interés en Estados Unidos y la repercusión que tenga esta medida en otros Bancos Centrales especialmente el Europeo”.

No obstante el posible impacto de esta medida, en especial sobre los fondos de inversión, Sarthes cree que los fundamentos del mercados de granos “nos dan un sostén en la medida que los valores de la energía y los insumos no bajen de precio y en cuanto al comportamiento del clima en el hemisferio norte”.

En conclusión, señaló, “a corto plazo no veo una caída importante en los precios, solo correcciones técnicas”.

Fuente: infobae.com