Navegador: Inicio > Noticias

La FAO eleva, la cosecha mundial de cereales 2019/2020, un 2,3% hasta alcanzar los 2.715 millones de toneladas

De acuerdo con las nuevas previsiones de la FAO, la producción mundial de cereales en 2019 se sitúa en un máximo histórico de 2 715 millones de toneladas, es decir, un 2,3 % (61,7 millones de toneladas) más que en 2018. La previsión de este mes se mantiene prácticamente invariada desde diciembre, dado que las revisiones a la baja realizadas respecto de la producción de trigo y de arroz se ven compensadas por los ajustes al alza introducidos respecto del maíz y la cebada.

Las perspectivas sobre las próximas cosechas de cereales secundarios en el hemisferio sur en 2020 (a partir de marzo) son dispares. Se prevé que la cosecha de maíz en la Argentina se beneficiará de unas precipitaciones favorables y un segundo año consecutivo en que la superficie sembrada será superior a la media, gracias al estímulo aportado por los elevados precios internos y las buenas perspectivas de exportación. En el Brasil, la cosecha secundaria de maíz se encuentra en su fase vegetativa y las condiciones son buenas, mientras que la siembra de la cosecha principal de la campaña se ha demorado por el lento ritmo de la cosecha de soja. En Sudáfrica, el aumento de las precipitaciones en los últimos meses y el incremento de la superficie sembrada apuntan a un repunte de la producción, que se aproximaría a un nivel promedio.

En el hemisferio norte, donde está previsto que los cereales de invierno se cosechen a comienzos del verano, se prevé una disminución de las siembras de invierno en los Estados Unidos de América. Del mismo modo, es probable que las plantaciones de trigo en la Unión Europea (UE) disminuyan en comparación con el año pasado, dado que las fuertes lluvias imprevistas dificultaron la siembra en Francia y el Reino Unido, mientras que las condiciones de crecimiento distaron de ser las mejores en algunos de los otros países. Las estimaciones oficiales confirmaron una reducción de las plantaciones de trigo también en Ucrania, aunque las condiciones atmosféricas favorables son un buen presagio por lo que hace a las perspectivas de rendimiento. Por el contrario, en la Federación de Rusia, las estimaciones oficiales indican una superficie sembrada con trigo de invierno sin precedentes, y para la próxima primavera se prevé asimismo una expansión de la superficie de trigo respecto de 2018/19. En la India, unas plantaciones más abundantes de lo previsto y el buen tiempo podrían permitir que la producción de trigo se mantenga cerca del nivel récord del año pasado. Del mismo modo, las condiciones atmosféricas propicias en el Pakistán han reforzado las expectativas de que la cosecha del país alcance la meta de 27 millones de toneladas fijada por el Gobierno. En China, las condiciones de crecimiento de la cosecha de trigo, la mayor parte del cual se halla en letargo, son normales, salvo en algunas provincias centrales donde se registró una ligera escasez de precipitaciones.

La previsión sobre la utilización mundial de cereales en 2019/20 ha sufrido un ligero aumento desde diciembre, ubicándose en 2 714 millones de toneladas, lo cual representa un incremento del 1,2 % (31,3 millones de toneladas) respecto del nivel de 2018/19. La revisión de este mes se debe principalmente a un considerable ajuste oficial al alza de las estimaciones sobre el uso del maíz como pienso en los Estados Unidos de América, que compensó con creces los ajustes a la baja en el Brasil a consecuencia de unas exportaciones mayores de lo previsto anteriormente. El aumento en el uso para piensos hace que la previsión de la utilización total de cereales secundarios en 2019/20 se incremente hasta 1 439 millones de toneladas, es decir, cerca de un 1 % (13,5 millones de toneladas) más que en 2018/19. La previsión de la FAO sobre la utilización total de trigo se mantiene prácticamente invariada desde diciembre, en un nivel récord de 759 millones de toneladas, o sea, un 1,5 % (11,2 millones de toneladas) por encima del nivel de 2018/19. En cuanto al arroz, las revisiones a la baja en Myanmar y la República Democrática Popular Lao contrarrestaron las perspectivas de una mayor utilización en Bangladesh, la India y Tailandia, dando lugar a una reducción de 1,0 millones de toneladas (un 0,2 %) en la previsión de la FAO sobre la utilización mundial de arroz en 2019/20, que se ubica en 516 millones de toneladas. De confirmarse este nivel, la utilización mundial de arroz seguiría situándose un 1,3 % por encima de la estimación revisada de 2018/19, debiéndose todo el incremento a una expansión anticipada de la ingesta de alimentos.

La previsión sobre las reservas mundiales de cereales al cierre de las campañas que finalizan en 2020 se sitúa en 863,3 millones de toneladas, esto es, casi sin variaciones desde diciembre y apenas por debajo de sus niveles de apertura. Según las previsiones, la relación entre las existencias y la utilización de cereales a escala mundial en 2019/20 ascenderá al 30,9 %, o sea, ligeramente por debajo del nivel de 2018/19, aunque todavía en un nivel cómodo con respecto al pasado. La previsión de las existencias de trigo se redujo en 3,6 millones de toneladas en comparación con el nivel de diciembre, aunque aun así se mantiene un 1,4 % por encima del nivel de la campaña anterior. Las revisiones de este mes reflejan principalmente ajustes a la baja entre los principales exportadores debido al aumento de las exportaciones y a una mayor utilización interna en los Estados Unidos de América, Ucrania y la UE. Por el contrario, a pesar de una revisión al alza desde diciembre, las previsiones siguen indicando que las reservas totales de cereales secundarios disminuirán en un 1,6 % (6,6 millones de toneladas) en 2019/20, en gran parte como resultado de las reducciones previstas en las reservas de maíz, especialmente en China y los Estados Unidos de América.

Las últimas previsiones de la FAO sobre el comercio mundial de cereales en 2019/20 totalizan 420,2 millones de toneladas, esto es, 4 millones de toneladas más que en diciembre, lo que representa el segundo nivel más elevado de todos los tiempos y un aumento de 9,4 millones de toneladas (un 2,3 %) en comparación con el reducido nivel de 2018/19. Cifrado en 174 millones de toneladas, se estima que el comercio de trigo en 2019/20 (julio/junio) repuntará en un 3,4 % respecto de 2018/19 a causa de una mayor demanda de importaciones en Asia, que se verá satisfecha por exportaciones de Ucrania y la UE más cuantiosas de lo previsto anteriormente, lo cual compensará con creces la reducción de las ventas de la Federación de Rusia. La previsión sobre el comercio mundial de cereales secundarios en 2019/20 (julio/junio) se ha incrementado en 2,8 millones de toneladas desde el último mes, encontrándose ahora un 1 % (2 millones de toneladas) por encima del nivel de 2018/19. La previsión del comercio de maíz, que explica la mayor parte de la revisión al alza del comercio de cereales secundarios de este mes, siguió subiendo, con un incremento de 1,7 millones de toneladas, ubicándose ahora apenas 1 millón de toneladas por debajo del nivel récord de 2018/19. Si bien la última revisión al alza de la previsión sobre el comercio mundial de maíz se debe en gran medida al aumento de las importaciones de maíz por parte de Viet Nam, se prevé que las ventas de maíz del Brasil alcanzarán un nuevo récord, con más de 38 millones de toneladas, es decir, un 45 % más que en 2018/19. La previsión de la FAO sobre el comercio mundial de arroz en 2020 (de enero a diciembre) se ha reducido en 700 000 toneladas ante las perspectivas de una demanda más moderada de importación en Asia, especialmente en China e Iraq. En consecuencia, actualmente se estima que los flujos mundiales de arroz en 2020 alcanzarán los 46 millones de toneladas, es decir, un 4 % más que en 2019, pero seguirán siendo inferiores al máximo histórico de 2018.